Poesía en español

Botellas en el mar


“Te espero cuando miremos al cielo de noche
tú allá, yo aquí.”

Mario Benedetti

Black Milk

Que quizás no quiera volver a dormir contigo
y aún así te pienso cuando amanezco
En esa dicotomía me pierdo un poco a mí misma
y me olvido de mí
Mientras tu mirada, lejana en tiempo y espacio,
irrumpe en mi habitación entre los rayos de luz
y me lava la cara
[Gira; corazón
gira; corazón]
y me llena el pecho de incertidumbre
y un poco de angustia
porque no sé cómo quererte
Tanto que ya ni siquiera sé
cómo mirarte
Pero me llenas también de arte
Y en esa metamorfosis que me invade
Termino pluma en el viento,
siempre del aire
intentando, siempre, siempre, siempre
volver a respirarte
en algún viejo café
de Berlín o Buenos Aires
Y los labios son todo
leche negra entre papeles
papeles, cartas viejas
las cartas que le mandaba
mi abuela a mi abuelo
cuando era una joven enamorada
Pobre mi abuela…
Y los labios son todo
leche negra entre los dedos
derramada sobre 
terciopelo
Y entre los labios
Mendoza 
y la marca del vino
que probaste por primera vez
aquel día en que volviste a ser un niño
Y los labios son todo
camino
entre tu piel y la mía
entre la realidad y el mundo de Alicia
un secreto entre mis pies y tu boca
los labios son todo delicia
Y los labios son todo
leche negra corriendo
a través de las pupilas
dilatadas de excitación
bajo el pulso 
de una canción de otoño
mientras me acomodo
entre los huecos
para volver a dormir contigo
Que quizás no quiera volver a dormir contigo
Mendoza, la marca del vino
Pero me llenas también de arte
Leche negra
Un secreto entre mis pies y tu boca
Y los labios son todo
Luces y sombras


Canela Velazquez

Me perdí

Empecé a sentir algo y me perdí.
¿Por dónde iba?
Mejor vuelvo a empezar
pero esta vez me quedo conmigo
en vez de perderme
en la mirada de un extraño
Que [la belleza atrae
a malvados, más que a cualquier cosa]
Así que tomo mis canciones
y me las llevo lejos de vos
porque sé que voy a descubrir que
sin mi permiso
se las cantabas a alguien más
Y eso no está bien,
son mis canciones,
vos podés cantarle a quien quieras
las tuyas,
las mías no
Está bien, supongamos
que me pierdo 
con mis canciones,
la mirada de un extraño,
cuando empiezo a sentir algo,
está bien,
pero vos corrés a
los brazos de tu ex
Yo prefiero perderme
por no saber dónde estoy
que volver una y otra vez
sobre el mismo error
creyendo que eso puede
llegar a ser amor
Te juro,
prefiero perderme,
en definitiva
siempre tengo la oportunidad
de volver a encontrarme
en otro rincón del planeta
tomando un café
pensando en mi abuela
y en cómo puedo hacer
para llevarla a conocer
Praga, Roma y Grecia
Eso me rompe el corazón a mí,
no tus pequeñeces 
de hombre niño 
que tiene todo lo que quiere
¿A mí qué me importa?
Hacé y deshacé tranquilo
Yo me pierdo y me encuentro
pero al final, lo que me duele
es otra cosa


Canela Velazquez

Cuando sea grande

Cuando sea grande
quiero ser tus poemas
de amor y libertad
y revolución
Quiero ser mi propia
bandera e independencia
Cuando sea grande
quiero ser un niño otra vez
y meterme desnuda al mar
del espectro de tu voz
Y volver a soñar
con un mundo mejor
Cuando sea grande
quiero seguir siendo
la búsqueda de mi verdadero yo
Y no me quiero olvidar
de cuánto me amé
amándote
Cuando sea grande
quiero ser del aire
Quiero ser un cohete espacial
y volar a Marte
Amarte


Canela Velazquez

Nebulosa

Últimamente me encontré sumergida en incertidumbres que ahora me cuesta un poco describir. Mi triste imaginación se vio viajando a través de la oscuridad de la subexposición de lo que guarda en secreto una cajita musical que le regalé una vez a mi papá que, al girar la manivela, toca “Somewhere over the rainbow”, y un sentir de que decididamente nada tiene sentido en sí mismo, que la humanidad vaga perdida y que ineludiblemente formo parte de aquella maquinaria que me autodestruye gratuitamente sin atisbos de revolución. Me rompen el corazón aquellos cerdos regodeándose en sus vulgares prados de dinero, y nuestros niños pidiendo a gritos libertad, justicia, amor. Me rompe el corazón la noche en la que dejé de ser yo para salir a buscarme.
Yo quería recoger las flores del camino y construir un vergel para ti (y quizás un poco para mí). Para que nunca te falte el aire. Para que siempre respires un poco de amor en éter. Para que nunca nos falte una ventana donde apoyar la mirada para soñar despiertos. Y una cajita musical que, al girar la manivela, vomite conejitos y poemas de amor.
A veces escucho tu canción adentro de las gotas de lluvia. Esa canción que te gusta tanto, esa que habla de tu profundo amor hacia el mundo y tu esperanza genuina en un destino menos post-apocalíptico para esta humanidad que tanto me he esforzado en sentenciar a su putrefacción. En serio, escucho tus ideas de un mundo mejor. No sé si en las gotas de lluvia o en la cajita musical, pero las escucho. Por dios… qué profunda admiración cada vez que me haces sonreír o llorar simplemente de la emoción que me genera tu insólita existencia. Si es que eres real deja ya de vagar entre sombras y aparecerte sólo en sueños. O quizás deba yo sumergirme en las profundidades de tu Atlántico, e ir arronjando arrecifes de coral hasta naufragar en tu orilla al fin. Al fin y al cabo, somos instantes.


Canela Velazquez

Espero

Te espero cuando la noche se haga día,
suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sé,
sé que no vendrás.
Sé que la distancia te hiere,
sé que las noches son más frías,
Sé que ya no estás.
Creo saber todo de ti.
Sé que el día de pronto se te hace noche:
sé que sueñas con mi amor, pero no lo dices,
sé que soy un idiota al esperarte,
Pues sé que no vendrás.
Te espero cuando miremos al cielo de noche:
tu allá, yo aquí, añorando aquellos días
en los que un beso marcó la despedida,
quizás por el resto de nuestras vidas.
Es triste hablar así.
Cuando el día se me hace de noche,
Y la Luna oculta ese sol tan radiante.
Me siento solo, lo sé,
nunca supe de nada tanto en mi vida,
sólo sé que me encuentro muy solo,
y que no estoy allí.
Mis disculpas por sentir así,
nunca mi intención ha sido ofenderte.
Nunca soñé con quererte,
ni con sentirme así.
Mi aire se acaba como agua en el desierto.
Mi vida se acorta pues no te llevo dentro.
Mi esperanza de vivir eres tú,
y no estoy allí.
¿Por qué no estoy allí?, te preguntarás,
¿Por qué no he tomado ese bus que me llevaría a ti?
Porque el mundo que llevo aquí no me permite estar allí.
Porque todas las noches me torturo pensando en ti.
¿Por qué no sólo me olvido de ti?
¿Por qué no vivo sólo así?
¿Por qué no sólo…?


Mario Benedetti

Lluvia

La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.

Es un besar azul que recibe la Tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante.

Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
y nos unge de espíritu santo de los mares.
La que derrama vida sobre las sementeras
y en el alma tristeza de lo que no se sabe.

La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de un mañana imposible
con la inquietud cercana del color de la carne.

El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales.

Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre.

Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.

¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacífica que eres la verdadera,
la que amorosa y triste sobre las cosas caes!

¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
almas de fuentes claras y humildes manantiales!
Cuando sobre los campos desciendes lentamente
las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.

El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentagrama sin clave.

Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosa irrealizable,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarle.

¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante:
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje!


Federico García Lorca

Single Spokespeople

Incidentally, dear reader: I looked for a celebrity men for this chapter. I wanted half men, half women. Turns out celebrity men don’t provide quotes about being single. Interesting, right? Why? Perhaps because interviewers don’t really ask them. Who knows. All i know is that i couldn’t find the freakin’ quotes, despite spending hours hunting.

Cher: ‘Mother told me a couple of years ago, “sweetheart, settle down and merry a rich man” I said, “Mom, i am a rich man” ‘.

Katy Perry: ‘I’ve learned i’m in a very modern fairytale, but i also know i do’t need the Prince Charming to have a happy ending. I can make the happy ending myself’

Salma Hayek: ‘It’s nice to have a relationship, but women have become addicted. You can have a relationship with god. With nature. With dogs. With yourself. And yes, you can also have a relationship with a man, but if it’s going to be a shitty one, it’s better to have relationships with your flowers.’

Jennifer Lawrence: ‘I’m not a lonely person. I never felt lonely… it’s not a sad thing to be alone. I think what i was trying to get across was that i don’t feel a lack of something not being in a relationship. I don’t feel like there is an emotional void to be filled’. 

Stevie Nicks, Fleetwood mac: ‘I don’t feel alone. I feel very un-alone. I feel very sparkly and excited about everything. I know women who are going ,like, “I don’t want to grow old alone”. And i’m like, “See, that doesn’t scare me…” I’ll always be surrounded by people.’

Gloria Steinem: ‘We are becoming the man we wanted to marry.’

Things i have finally stop doing and sor do you!

  1. Checking out his/her ex on Instagram: When this does ever end in anything but paranoia and insecurity? I have never been reassured by ‘checking out the ex’. I always find something about her that is better, whether it’s her eyelashes, body or career. Now, i feel even remotely tempted, i preserve my sanity by blocking said ex. Then i forget what their handle was within two seconds and the option of ever stalking them is handily wiped out forever.
  2. Not accepting help: Let’s face it, there are things about being single that suck, and specially when you have to do the double work. This includes hosting family for a weekend, which when you are in a couple you split the work but now i have to: clean the flat, wash the bad linen, make beds, shop for all the meals, make the meals, clean after the meals, and the worst thing is that when someone ask me for help i wearily say: ‘No, no, you are my guest’ like a martyr. Nowadays i just say: ‘Yes please, Thank you’ – Accept help when family of friends stay over
  3. Clicking to see if they are online: Then getting into a fictional storyline as why they are online and not messaging me back. This is jus crackers. Now, when i see them online and not replying i just push myself to stop watching the screen, block it and do something else.
  4. Double messaging: They got my message. They have not forgotten how to read. They don’t need a reminder. If they don’t reply they just can f*** ***! Rejection is the universe protection.
  5. Sending ‘i saw this and i thought about you’ messages: I didn’t see this and i thought of them. I thought of them before, repeatedly and then found this, in order to have and excuse to message them crank them into communication.
  6. This thought: ‘i’m going to check he’s ok’: I don’t need to check he is ok. My message won’t save him from a hostage situation. He will not message me back saying ‘No, i am not ok. I am being kidnap in Bogotá, please help me’
  7. Thinking that the person who sends the last message ‘wins’: Don’t be a liar, we all think that sometimes. I am trying to grow up, ok? 😀

Aprendiendo – Jorge Luis Borges

Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender…

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes…y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad. 

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende… y con cada día uno aprende. Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado. 

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas. Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla. Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida. Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes. Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual. Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos! que dejaste ir. Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado. Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes. Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas. Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado,añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado. Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido. Pero desafortunadamente, solo con el tiempo.

Actuaría de esta misma forma con un amigo?

Esa pregunta que pocos de nosotros nos hacemos cuando conocemos a alguien nuevo y estás empezando los primeros meses con el mensajito, viendo que tan nuevo puedes sacarle o que tanto puedes conocer a travez de messenger o whatsapp.

Si te pones a pensar demasiado en esa persona X que has recientemente conocido, te recomiendo hacer un ejercicio que te ayudará:

Pregúntate: Si mi amiga/o hiciera esto conmigo, me gustaría? Si un amigo se tomase 12 horas sentado para pensar y responderme algo, me importaría?

Estaría yo preguntándome secretamente si mi mejor amigo/a me quiere, le gusto o si ha conocido a otra persona que pueda reemplazar nuestra hermosa amistad?

Si un amigo/a no me responde por una horas le escribiría melodramáticamente yo misma/o “Déjalo ahi, se ve que no te importo lo suficiente, así que dejemos de hablar porque no puedo perder el tiempo”

No creo que lo haría.

El truco esta en poner tu crash como si fuese un amigo en tu cabeza, para que la ansiedad no te mate, y que puedas relajarte más. No digo de tratarlo/a como un amigo/a sino hacerlo secretamente por tu propia salud mental.

Tenemos muchas inseguridades diarias cuando conocemos a alguien nuevo, pero no tenemos las mismas cuando se trata de un amigo/a, porque por algo existen los amigos…

Trata de hacer el mismo ejercicio mental.

Las especulaciones reducirán y verás que no habrá ningún motivo para hacerse una telenovela en la cabeza con problemas que seguramente no están pasando ni van a pasar.

Posponer tus mensajes de texto a ellos.

Algo que generalmente nos concierne a las mujeres diariamente (y lo admito, vergonzosamente, yo he estado aquí más de lo necesario) es que no sabemos como manejar lo tiempos con los mensajes de texto o social media.

Si sos como yo, y sentís que en el momento que mandas un mensaje esa persona ahora tiene la bola y tienes que esperar como expectante a que la pelota revote desde su lado como jugando al tenis, girando la paleta ansiosa y haciendo especulaciones ridículas que probablemente no son ciertas entonces proba esto:

Espera un poco cuando la bola viene, cuando esa persona te contesta, juega con la pelota desde tu lado un poco.

Siento que aveces paso a la sala de espera cuando aguardo por un mensaje de la otra persona, sentada con el pensamiento hacia eso inconsciente o conscientemente. Entonces, ahora que es tu turno, espera vos un poco con la pelota de tu lado.

Puramente para desarrollar un pensamiento de “me voy a dar un tiempo a mi misma/o y voy a sostener la pelota de mi lado un tiempo más“. No en el sentido de “hacerlos sudar” o de “devolverle el nivel de ansiedad” sino más como “por mi sanidad mental

Siéntate, estírate, come una naranja, trata de hacer otra cosa productiva hasta que el pensamiento se aleje naturalmente.

También me gustaría recomendar un app que me ha ayudado mucho que se llama “Flipd” que te blockea las apps y te eleva aun nivel de productividad muy bueno, yo lo uso en “light” porque también podes elegir cuantas horas o minutos no quieres tocar tu móvil en orden de estudiar, o pasar tiempo con tu familia.

La mayoría de las personas viviendo en Europa, o Sudamerica usamos el móvil entre unas 150 a 200 veces al día, así que no sos solamente vos, somos todos y cada uno de nosotros.